Por San Valentín (Con un par de tacones: Vaya par de Gemelas: De Valentines, Manu(eras) de verlo y amores verdaderos va la cosa…)

Hace casi cuatro años mi amiga Karol Scandiu me pidió que escribiera algo relacionado con San Valentín para su blog. Releído ahora, me gusta más que cuándo lo escribí y dudo que escriba nada mucho mejor en bastante tiempo. Así que mi homenaje a ese grupo de autoras que en su día me marcaron más de lo que creen.

http://conunpardetaconesss.blogspot.com.es/2013/02/vaya-par-de-gemelas-de-valentines.html

Cierto es que algunas cosas, de tanto hablar de ellas, se vuelven empalagosas, aburridas o intrascendentes. Cuando hablamos de San Valentín, ¿de qué estamos hablando? Me da la impresión de que ya no lo sabemos. ¿Y no hay tema mejor? Probablemente lo hay, pero es que me pidieron ser Valentín por unas horas, así que toca pensar sobre esto.
Ganas me dieron de buscar la sempiterna reseña de los orígenes más o menos históricos del personaje que da nombre a la fecha, pero me temo que ni la rubia ni la morena están por la labor de tamaña tontería.
Me vino a la cabeza la película aquella de ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? Pero lo cierto es que me cuesta saber lo que se quiere decir en los tiempos que corren (en cualquier tema). Parece que el amor se haya vuelto un concepto del pasado, de películas en blanco y negro adornadas con nubes de cigarros consumidos, palabras que han pasado de moda, como ese “para siempre”. La realidad parece que ha cambiado la traducción, nos ha coloreado las películas y les ha puesto BSO, y con todos esos adornos parece que lo dicen todo. Y sin embargo, nosotros hemos callado. Nosotros como cinéfilos, y nosotros como personas. O hemos cambiado los hechos por las palabras vacías.

Recuerdo que hace 26 años empecé a salir con la que hoy es mi mujer un día de San Valentín. Aún queda algo de aquello, y aún seguimos juntos. No es fácil. Pero es real. Recuerdo que entonces poco sabía de chicas (ahora creo que sé menos aún) y mi idea de romántico era una rosa roja en ese día. Y así comenzó todo. Creo que no hemos vuelto a celebrarlo nunca, y hemos dejado de adornarlo de esa manera. Uno descubre que la realidad es diferente, y que las rosas, los bombones o los regalos no sirven si no hay otro trasfondo, si tu vida no significa algo más, y si en tu vida no caben más cosas que tus egoísmos y deseos. A ver cómo le explico a mi hijo, con este panorama, que lo que se ve en “Corazón corazón”, “Sálvame” y “Sálvame deluxe” es basura barata que no llega a la altura de una Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”.

Enamorados. Para cada uno eso significa algo distinto. Entrega. Compromiso. Fidelidad. Pasión. Ni idea. Creo que ponerle calificativos es un ejercicio que sobrepasa tanto mi capacidad como mis ganas. Yo no soy Valentín, ni San Valentín, ni tengo flechas ni cabeza suficiente para saberlo. Yo no sé hablar bien, ni tampoco escribir bien. Dicen mis amigos que lo que se me da genial es escuchar, y mira tú por donde, creo que eso de escuchar sí que tiene que ver con el amor (lo he acentuado rubia). Escuchar al otro, y escucharte a ti mismo, para ser de VERDAD.
Otra gran palabra. Curioso que aparezca la verdad cuando este texto aparecerá en un blog, y se enlazará con redes sociales en las que la verdad brilla por su ausencia y en el que muchas relaciones naufragan por ese quiero y no puedo. Lugares en los que se sufre de verdad por personas que no son del todo reales o que no persiguen más que jugar con sentimientos, con palabras, con todo.. En fin, que me pierdo. Es lo que tiene no ser ni siquiera un aficionado a la escritura.

Una semana temática para un tema controvertido. De pequeño escuchaba que el amor era el sentimiento más poderoso. Luego descubrí que el odio parece ser más poderoso aún. El telediario y las noticias diarias me dan la razón. Sé (y lo busco a diario) que hay manantiales de buenas noticias, de buenas acciones, y reductos de buenas personas, pero hay que buscarlos… y eso no vende. Descubrí que al menos yo no quiero vivir odiando. Y sin embargo el odio no es lo peor. Lo peor es la indiferencia. Cuando odias a alguien, ese alguien existe y te produce algo, aunque sea malo. Cuando alguien te da igual, es una persona invisible. Ha desaparecido (lo de la invisibilidad es algo que va siempre conmigo). Pues bien, creo que el amor se ha vuelto invisible. Al menos el “amor verdadero” del que hablaba en “La princesa prometida” Vadercap.

¿Se puede hablar de amor hoy? ¿Existe el amor hoy? Hay mujeres maltratadas físicamente en medio mundo, y psicológicamente en todo el resto. Nos despertamos con noticias sobre pruebas nucleares que digo yo que no se hacen para hacer reír al mundo. Iniciativas populares para evitar que familias pierdan sus viviendas que son imposibles de prosperar en este mundo nuestro tan terreno. Niñas y niños de los que se abusa y a los que se prostituye. A lo mejor es que el amor ha quedado para las nubes y las estrellas. A lo mejor hay que “dar un paseo por las nubes” (para lo poco que me gusta el cine ya van unas cuantas) para descubrirlo. Un paseo que creo que es mejor, más bonito, y más esperanzador si se da con otra persona (aunque sea tu gemela, aunque parezca que no te entienda, aunque sea muy distinto de uno mismo). O a lo mejor es que lo que de auténtico tiene ese sentimiento necesita de la ilusión y de la fantasía para volver a creer en él.
Debe ser eso porque no me resigno a que las emociones no se puedan vivir a ras de tierra. Bajarse incluso de los tacones (aunque en este blog eso no sea políticamente correcto) y caminar descalzos sintiéndolo todo más cercano, más real, como sienten los niños las cosas (ahora pienso que los niños también ven real a los reyes Magos, al ratoncito Pérez….)
Va a resultar que el unicornio lo mismo nos hace dar con su paradero. No sé qué pensarán las gemelas de esto, pero quizás tras leer este ladrillo necesitan de un par de copazos sin discutir para hacer la digestión.

****

Quiero dar este pedazo de gracias con todo mi corazón y alma al gran Manu Tomas, amigo, escritor (¡shitu y no me lo discutas!^^) por prestarme su arte para esta entrada especial de San Valentín… ni yo lo hubiese dicho mejor, y te aseguro que las gemelas y el unicornio se han convertido en tus fans incondicionales:D !!Gracias, Manuuuu!!
Karol Scandiu

Publicado en Personal | 2 comentarios

Olvidos y desolvidos

Una vez escuché a un músico decir que eran más hermosas las canciones dddesamor que las de amor. Y es verdad. Si te paras a escuchar las leyes lo primero que ves es que son más numerosa. Lo segundo, aunque esto va en gustos, es que sus melodías son más pegadizas, más embriagadoras y más inolvidables.

Creo que en la vida pasa lo igual con las personas. Parece mucho más intenso lo vivido con un ex: una expareja, o un examigo, con un exmarido o una ex amiga. Y parece que cuanto más brusco o imprevisible fuera la ruptura hace que todo tenga más carga de profundidad.

Sí, porque las cosas no se olvidan tn fácil. Y porque la vida telas trae a un palmo a la que te descuidas. Y porque a veces la vida parece cíclica. O porque el destino juega a los dados.

Se acerca un San Valentín. Recuerdo cierto texto que escribí para el blog de unas amigas. Como decía memorias de África…..Yo tenía una granja en África….Yo conocía a alguien. Yo me conocía a mí mismo. 

El camino siempre sigue. Pero no es el mismo. A veces no es el que te gustaría. Pero, quién sabe quién….Quién sabe cuándo….Quién sabe dónde….

Publicado en Personal | Deja un comentario

Demasiados expertos en educación

El debate sobre los deberes escolares llega al Congreso de los Diputados – http://www.20minutos.es/noticia/2864008/0/debate-deberes-escolares-congreso-diputados/

Al final el colegio va a ser una guardería de niños y adolescentes hasta loas 18, donde se puede ir o los padres decidir que no vas porque hy un viaje familiar, donde no hay que examinarte, a donde no tienes que llevar tareas hechas, ya que trabajar en casa también es malo, viejo y caduco. Pasemos de un plumazo de colorear sin salirte a no saber hacer la o con un canuto.

Ah, y luego hay que obligar a la empresas a contratar los claro, para que los padres puedan tener la seguridad de que algún día se irán de casa.

Sí, lo he llevado a extremos, pero es que eso de que todo el mundo opine sin saber todas las opiniones toca la narices. 

He sido alumno, soy padre, y profesor. Y alguno de estos políticos….debería volver al colegio. 

Pero a aprender, no a dar lecciones

Publicado en Personal | 1 Comentario

Trabajar la vida

​Los días como hoy en lo que no trabajo me acuerdo de las personas que sí lo hacen. Ahora lleve en Madrid y pienso también en los militares del desfile (leyendo la prensa lo he recordado) quede van a empapar además. Recuerdos de mi mili supongo. Pero me acuerdo de conductores del SP, médicos, panaderos, barrenderos…miles de personas que hoy trabajan en servicio de todos.

Hay mucha gente necesaria para vivir. Y algunos en particular para vivir en mayúculas

Y dándole al coco, creo que el trabajo es bueno y es necesario. Porque la vida, la vida también hay que trabajársela. Al menos para que merezca la pena

Publicado en Personal | 4 comentarios

Juicios paralelos

​Hace unos días casi todos los medios pusieron a caldo a un futbolista que les llamó de todo, con muy malas formas. Lo sacaron todos y en todos los medios afeando su conducta. Lo cierto es que primero la prensa fue poco rigurosa (o directamente inventa una noticia) y luego se queja de la reacción.

Venga. Aceptamos que las formas importa tanto como el fondo, pero el caso es que no escuché a ningún medio reconocer que informaron mal.

Ayer la liaron de nuevo inventando o difundiendo y sembrando dudas sobre si un futbolista había quitado símbolos sacrosantos de una camiseta. De nuevo era mentira. Pero sigo sin leer a ningún periódico pedir disculpas. Ponen y repiten explicaciones del futbolista, pero nadie reconoce su error.

¿A esto se le llama auto regulación ?

¿Por qué hay gente al margen de las explicaciones y nunca deben disculparse?

Y ¿por qué luego se creen investidos con el derecho a juzgar y lanzar campañas de juicio paralelo?

¿Tan difícil es limitarse a informar y dejar que yo me forje una opinión propia con una información veraz, rigurosa y contrastada?

Publicado en Personal | 3 comentarios

La razón está sobrevalorada

La razón, y lo racional, empiezo a pensar que estar sobre valoradas..

Lo racional porque pensamos y repensamos todo en demasiadas ocasiones. Yo soy bastante reflexivo, y podría decir que racional. Pongo muchas cosas en la balanza, y trato de no dar pasos irreflexivos. Es cierto que el día a día te da muchas opciones de improvisar, y me gusta hacerlo, pero en temas llamados “importantes”, me gusta reflexionar y tener mi propia postura, buscar mis argumentos, valorar….

Y la razón. Tener razón se entiende. Bueno, y que te la den, porque sino te dan la razón es como el chiste, no tiene gracia. Hay contarlo, remarcarlo, y reforzar nuestra postura siempre que podemos. En este concepto de razón va implícito en ocasiones un cierto juicio. Juicio moral, civil, económico, religioso, e incluso científico. Ningún tema se escapa: política, religión, toros, futbol, cine, televisión, fitness o nutrición, gluten sí o gluten no, …. cualquier cosa acaba siendo razonada. Y podría pensarse que todo vale. Que todo puede llegar a ser razonable, pero no solemos dar la oportunidad de que convivan “razones” contrapuestas.

Reconozco que me gusta “tener razón”. Pero me estoy dando cuenta que si no lo manejo con cuidado, posturas “razonables” pueden desembocar en actitudes de intransigencia, de odio, de rencor, o de tristeza.

Ambos aspectos, la razón y lo racional hace o provoca que a veces las relaciones se enturbien. Se pasa de pensar a opinar, de opinar a argumentar para tratar de tener razón, y de imponerla. Con argumentos, o con mis principios morales o vitales.´Es muy fácil caer en “el lado oscuro” de la razón, usar calificativos e insultos. Buenos más que calificativos, suelen ser descalificativos. A veces maquillados con posturas de partida del tipo de “ponerse la venda” antes de la herida. Como cuando al hablar de alguien dices “es maj@, pero…”, “no es que me caiga mal, pero..”, “no digo que su postura sea una bobada, pero…”.

Pero las razones deben estar encardinadas. Lo que pienso hoy, ahora, aquí, está condicionado por mi historia, mi educación, mi aquí y mi ahora. ¿Quién me dice a mí que dentro de 50 años lo que ahora me parece tan de sentido común alguien (o muchos alguienes) lo tachan de barbaridad, de inmoral o de cualquier otra forma?

Creo que necesito razonar menos y convivir más. Discutir menos y conversar más. Posicionarme menos y pasear más. Y si puede ser acompañado, mejores serán mis paseos por la vida.

 

Publicado en Personal | 8 comentarios

No me convence

​Escribía hace tiempo que era interesante ver dónde te conduce una charla, intercambiar pensamientos y palabras con personas dispares. Pero empiezo a no tenerlo claro. Hoy he visto otro tema del que mejor no hablar. Salvo que quiera uno otra discusión con descalificaciones o acabar en ser bloqueado de nuevo. 

Voy descubriendo que o callas o te arriesgas a peleas y broncas. Y no me apetece. Ya he cubierto el cupo. 

Si no puedo hablar de cualquier cosa sin tener que callar mi postura, si lo que veo son posicionamientos siempre radicales, en los que no se puede entrar a hablar porque sólo se trata de tener razón. Si personas razonables acaban adoptando el “es mi postura y se acabó”, pues bien, acepto.

Se acabó 

Hay un anuncio en la radio que dice que de jóvenes, si un desconocido te seguía sentías miedo. Hoy lo llaman redes sociales. Y al fin me he dado cuenta de que no me convencen, no me gustan, y cada vez aportan menos.

Periodo de reflexión.

Publicado en Personal | 2 comentarios